La comunicación efectiva dentro del equipo de trabajo.

La comunicación en su definición básica, es el proceso de transmitir un mensaje a través de una canal o medio hacia uno o más receptores. Este proceso se realiza todos los días aunque no siempre de una manera efectiva.

Se debe tomar en cuenta que una persona pasa un promedio de ocho a diez horas al día en su trabajo, en ese periodo tendrá que relacionarse con sus compañeros, jefe o superiores,  clientes y con las personas que estén a su cargo. Para que la empresa tenga un buen desempeño es necesaria la participación de cada uno de los integrantes del equipo de trabajo.

¿Por qué es importante?

Como se menciona al principio, la buena comunicación entre los colaboradores es clave para que una empresa no solo se mantenga a flote sino que también supere las metas trazadas. Es a través de esta que los integrantes del equipo pueden conocer hacia dónde quiere dirigirse la empresa y cuál es la importancia de su desempeño.

Para eficientar la atención al cliente también es necesaria la comunicación, ya que ¿cómo se podrá ofrecer productos y servicios sin este recurso? Es vital que cada integrante de la empresa sepa comunicarse con sus compañeros, pues es poco probable que se le pueda brindar un buen servicio a los clientes si antes no existe buena comunicación entre los colaboradores.

Otro punto relevante es que al mantener una comunicación efectiva se reduce el riesgo de generar malos entendidos. Estos pueden ocasionarse por no establecer prioridades en el mensaje, órdenes confusas, hablar con palabras rebuscadas para sonar “inteligente”, etc. Si el emisor no se expresas de la manera adecuada es muy probable que el receptor no comprenda todo el mensaje y se caiga en pretextos como: “yo pensé que…”, “a mí me dijeron que…”, yo no sabía que…”.

¿Cuáles son sus beneficios?

La comunicación efectiva va más allá de enviar un mensaje, es lograr que el receptor entienda qué es lo que se desea transmitir. Otro punto clave de la comunicación efectiva es que debe darse en doble vía, esto quiere decir que el emisor asume el papel de receptor y el receptor de emisor, lo cual se conoce como interlocución. La retroalimentación diferencia la comunicación de la información.

Es evidente entonces que mantener una buena comunicación entre los integrantes del equipo de trabajo aumenta la productividad y permite evitar momentos incómodos e incluso tensos. Al implementar una comunicación sana se crea un ambiente ameno y propicio para trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *