La Disrupción en la creatividad

No puedes esperar resultados diferentes haciendo lo mismo. – Albert Einstein

La Real Academia de la Lengua define esta palabra como una rotura o interrupción brusca. Por otra parte, hace referencia a un cambio relevante en algo o alguien. También puede aplicarse a fechas u objetos. Una vez que conoces el significado de esta palabra puede sonar contradictorio relacionar la disrupción con la creatividad, considerando que la segunda es la capacidad de crear o generar algo.

Cuando se habla de creatividad se hace referencia a hacer algo nuevo, innovar o mejorar algo existente. Pero algo que suele pasarse por alto es que no todas las ideas que se generan son aplicables en un momento o tarea específica y es en este punto en que es necesaria la aplicación de la disrupción para generar ideas creativas, acorde a lo que se necesita.

¿Cómo se aplica la disrupción?

Cuando una persona o compañía recurre a una marca, lo hace por un servicio específico. Es normal que al principio se esté realizando una labor para un cliente con base a una idea y siguiendo una metodología determinada, pero si esta no llena las exigencias de la persona o empresa que solicita el proyecto, se debe proceder inmediatamente a abandonar esa idea, no necesariamente porque sea mala, más bien porque por muy ingeniosa que parezca, esta no podrá suplir las necesidades del cliente, por lo que se necesita virar hacia una nueva dirección.

Tomar una ruta distinta a la que se tenía al principio permite generar nuevos planteamientos, pero hay que tener claro que una vez que se realiza una disrupción no se debe volver atrás, reciclando ideas o generando “nuevas” que resultan muy parecidas a la que se quiere abandonar.

¿Por qué es necesaria la disrupción?

Porque en la mayoría de casos la primera idea no siempre será la mejor pues apela a lo convencional u obvio. Si tu estrategia o forma de ejecutarla no está logrando los resultados esperados sería imprudente no hacer nada al respecto.

La disrupción es necesaria porque impide que una persona se quede estancada en un solo concepto y busque nuevas alternativas, por ejemplo, si desde hace algún tiempo utilizas cierto método para llevar a cabo determinada acción, aunque a este momento resulte efectivo, es probable que en algún tiempo deje de serlo. muchas veces para avanzar se requiere una interrupción súbita.

Expresado en pocas palabras, la disrupción es aplicar un borrón y cuenta nueva para tomar un rumbo diferente a fin de ser más creativo. Lejos de estropear, aplicar la disrupción cuando es necesario, es estimulante a las ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *