¿Cómo-promocionar-mi-marca-sin-ser-invasivo-ideas-con-cafe-agencia-digital

¿Cómo promocionar mi marca sin ser invasivo?

Para competir en el mercado es imprescindible darse a conocer buscando la forma de destacar, no obstante, muchas marcas incurren en la práctica de promocionarse de manera desmedida, es decir, sin una estrategia que los guíe y siguiendo paradigmas como que para vender más hay que ofrecer más, cuando en realidad se trata de saber ofrecer y hacerlo mejor.

 

El problema de ser invasivo

El problema radica en que no se establecen relaciones con los clientes (más adelante se explica este punto), al enfocarse únicamente en promocionar sus productos y servicios a través de tácticas masivas tanto online y offline corren el riesgo de ser tenidas como “frívolas”. Los mensajes impersonales son fácilmente perceptibles por los consumidores y de la mano de una mala atención al cliente donde no se gestiona eficazmente sus consultas, quejas o reclamos, es improbable que el comprador se convierta en cliente u otros aspectos que pueden estar presente en una o varias marcas más.

El segundo aspecto es que las acciones invasivas terminan incomodando a cualquiera, el exceso de mensajes promocionales pueden hastiar a los consumidores, provocando que se distancien de la marca, o peor aún, que se hagan una mala imagen de ella afectando su reputación. Hace años, acciones como la venta directa sin contexto y las llamadas en frío eran funcionales, no obstante, gracias a internet existe la posibilidad de personalizar el contenido y mensaje, y por ende ser menos invasivo.

¿Cómo promocionar la marca sin ser invasivo? Estas son algunas acciones a considerar:

 

Selecciona tu público objetivo

Hay un dicho que dice que el que a nada le apunta a nada le pega, también aplica al otro extremo, aquellos que no fijan uno, sino varios objetivos, es muy probable que terminen por pegarle a nada; ese precisamente es el problema de muchas marcas, tratan de promocionarse o de promocionar sus productos y servicios sin contemplar ningún tipo de segmentación, llegando a ser vistos por toda clase de personas independientemente si les interesa o necesitan dichos productos y servicios.

El problema con esta práctica es que al tratar de llegar a personas no interesadas y de manera reiterada, es que la marca puede terminar por provocar incomodidad o incluso molestia en las personas que posiblemente llegue a afectar su reputación. Lo ideal es definir con antelación a quién dirigirse, para ello te recomendamos crear uno o varios Buyer Persona para tu marca.

 

Evita las acciones masivas

Relacionado con la segmentación, una vez definido el Buyer Persona hay que utilizarlo, es necesario orientar la estrategia basado en el mismo, es decir, al saber qué redes sociales usa, por ejemplo, Facebook, Instagram y Youtube, la marca tiene claro que es en esas plataformas donde necesita tener un perfil y a la hora de crear anuncios y campañas se dirigirá de manera específica a su público objetivo.

Otro ejemplo se puede ver en el Email Marketing, hace años se hacía envíos de mails de forma masiva, sin ningún tipo de segmentación, el resultado: la mayoría de dichos mails ni siquiera eran abiertos y muchos iban directamente a la bandeja de spam; ahora se sabe que el envío de correos es funcional, sí y solo sí se trabaja con base en una estrategia de Email Marketing. No tenemos nada en contra de las acciones masivas, pero aún en ellas se necesita una estrategia.

 

No te olvides del contenido de valor.

Algo que reiteradamente se ha afirmado y vale la pena reforzar, la marca no necesita ser netamente promocional en cuanto a sus contenidos. A la hora de planificar y elaborar sus contenidos, necesita tener un balance entre el contenido promocional (sus productos y servicios), contenido de valor (información importante, que genere aprendizaje o reflexión en su comunidad), alternando con una cuota de contenido trivial (frases, tips sencillos, memes – en menor medida, si la marca lo permite-), la marca podrá tener un 50% promocional, 40% de valor y 10% trivial o 40% promocional 50% de valor y 10% promocional, todo dependiendo de su giro de negocio.

 

Establece relaciones con tus clientes.

El objetivo de esto es ir más allá de tener seguidores o meros compradores, es preciso formar una comunidad a la que la marca pueda ofrecer contenido de calidad, que despierte su interés, que les sea de utilidad y que atienda a dudas puntuales relacionadas con el giro de negocio de la marca y que eventualmente salgan compradores y clientes de la misma (Lee también ¿Qué es Inbound Marketing?). Ten en cuenta que el cliente es fruto de una relación.

Como se menciona al inicio, en definitiva las marcas necesitan promocionar su imagen, sus productos y servicios, pero al hacerlo deben saber también que no se puede estar promocionando todo el tiempo, entonces, ¿cómo ofrecer mejor? entre las prácticas a seguir se encuentra identificar quiénes son las personas interesadas en los productos de la marca, elegir los medios puntuales para dirigirse a ellos, dosificar el contenido promocional de modo que no aburra o lleve al hastío a quien lo vea, tanto personas no interesadas en la marca como a personas que sí pudo interesarle sus productos y servicios, pero que por esa actitud invasiva optaron por distanciarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *